Ingredientes para la salud ocular


Volver a todas las áreas de salud





El aceite de krill Superba™, es una fuente importante de fosfolópidos, omega-3 y astaxantina, por lo que se recomienda para la reducción del riesgo cardiovascular, mejoría del índice omega-3 en plasma, mejoría del perfil lipídico hígado graso. También se aconseja como refuerzo de las estructuras visuales y cerebrales y para mejorar y prevenir los trastornos articulares.




Las bayas del espino amarillo son ricas en ácido palmitoleico, un ácido graso monoinsaturado omega-7. Omegia™ es el nombre del aceite de espino amarillo comercializado por PUREDIA con más de un 30% de omega-7 que se extrae de los frutos y semillas mediante CO2-supercrítico, lo que asegura que la delicada esencia del espino amarillo se mantenga en cada gota de aceite. El ácido palmitoleico regenera las membranas mucosas del cuerpo (digestiva, genito-urinaria, bucal y ocular), ayuda al control del síndrome metabólico y reduce la inflamación crónica.

Descripción de producto Contácte con su comercial


Luteina

La luteína es un antioxidante natural que ayuda a filtrar la luz azul y protege los ojos de los rayos del sol. La luteína se acumula en la retina desde que estamos en el útero y durante toda nuestra vida y ayuda a proteger nuestros ojos del daño oxidativo que produce el sol.
La luteína se suele ofrecer junto con la zeaxantina en forma de complejos de carotenoides.

Descripción de producto Contácte con su comercial



Astaxantina

La astaxantina es un potente antioxidante que pertenece a la familia de los carotenoides que aporta el color rojo a los caparazones de los crustáceos como el krill o los langostinos.
La astaxantina que actualmente se comercializa procede de la microalga marina Haematococcus pluvialis.
A nivel antioxidante, la astaxantina es 10 veces más potente que la vitamina C, 14 veces más potente que la vitamina E y 54 veces más potente que otro betacaroteno.
La astaxantina actúa como escudo para protegernos de trastornos degenerativos oculares como las cataratas, la degeneración macular, y las oclusiones venosas y arteriales de los vasos retinianos. Además evita el daño inducido por la luz y la oxidación de las células fotorreceptoras y ganglionares de la retina, así como el daño en las capas internas de las neuronas del nervio óptico.

Descripción de producto Contácte con su comercial

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Manténgase informado de las últimas novedades tecnológicas, lanzamiento de productos, cambios en regulaciones, etc.